Amor sobre ruedas

Las aventuras nudistas no son más que un recuerdo ahora que la tiranía invernal os arroja sus venablos de hielo, corta vuestros labios y cubre vuestro cutis de palidez. El mal tiempo os puede, amigos míos, pero vosotros podéis burlarle, atrincherados en vuestro carro.
No importa si las letras que pagáis corresponden a un mini Volks o a un maxi Rolls, o que sea prestado o alquilado. Cualquier coche sirve. Lo único que hay que hacer es llenar el depósito de gasolina s ¡ya está! Es un nido de pasión semoviente, que puede ser tan romántico como permita vuestra imaginación. Es mejor que tener un vagón de ferrocarril privado. porque no se necesita seguir las vías, podéis alejaros del mundo y de sus prosaicas luchas.
La oscuridad llega pronto en esas largas noches de invierno, y una cena íntima a la luz de las velas dentro del coche es una locura tan grande, que vuestra sangre hervirá de lujuria. Gracias a un gran golpe de suerte, el objeto de mi cariño lleva un Citroen que viene equipado con el lujo embriagador de los asientos de cuero «auténtico, y además abatibles. Para mí, el olor viril del cuero es irresistible... Además, en la vida todo es cuestión de postura.
Si no tenéis asientos de cuero, podéis pegar con cinta adhesiva, en los paneles laterales, botellas de bebida vacías con flores que inundaran el habitáculo de aromas amorosos. Cuando hayáis terminado el vino, la botella servirá para sostener la vela sobre la tapa de la guantera. Una manta gruesa de piel de leopardo (auténtica o de imitación) es obligada para crear ambiente al principio, y para acurrucarse debajo después. Hay cazos eléctricos que pueden enchufar-se en el alojamiento del encendedor y sirven para calentar cosas. El asunto puede llevarse aristocráticamente en un sedán cuatro puertas, o con entusiasmo juvenil en un Volks. Seguid los consejos de estas páginas y os podréis reír del invierno mientras continuáis vuestro estudio de los afrodisíacos.
Las cocinas de camping son excelentes para el amor sobre ruedas. Cualquier bombona de mini-gas sirve para muchas horas. Es buena idea llevarlas siempre en el maletero. Al fin y al cabo"siempre es posible encontrar una mantequería abierta a altas horas de la noche o en domingo, ¡pero probad a comprar butano en ellas!
En cualquier ferretería pueden comprarse pinchos para asar, pero no es imprescindible. Basta cortar una ramita del largo conveniente y afilarla con vuestra fiel navaja de «boy scouts», y voilá! ¡Pinchos a medida!

No olvideis llevar esas servilletas de papel para limpiaros los dedos grasientos después del banquete. O utilizar las vuestras, que recogeréis luego en bolsas de plástico.
Llevad un termo de café caliente y un bote de nata en spray. Llenad las tazas de café hasta la mitad y añadid una capa de nata; a continuación sacaréis las bolsitas de azúcar y la botella de whisky irlandés. Con eso tendréis un buen café irlandés como culminación de la comida y para acompañar a la persecución del placer.

Cena italiana con fervor

Habéis estacionado el coche en una espesura rodeada de árboles.
Fuera, la atmósfera está a la temperatura del hielo, pero vosotros dos, dentro del coche, estaréis a temperatura de combustión interna. A media luz, os estremeceréis, convertidos en recipientes de pasión.

"Antipasto " instantáneo, se venden en conserva, en decorativos tarros de cristal.

Lasagna con carne en salsa o canneloni o spaguetti y albondigas, de conserva.

Pistachos, vino tinto, frutos secos variados y café exprés.

0 comentarios: