Salsas afrodisiacas

Salsas y rellenos seductores, o cómo lograr el

« savoir faire» en materia de afrodisíacos

   Los rellenos y salsas, si se hacen bien, además de mejorar vuestros platos
harán chillar de alegría vuestra libido. Ningún verdadero estudioso de los afrodisíacos que se digne cenar en el paraíso despreciara jamás su poder.
   Si la comida tuviese alma, sin duda alguna la misma estaría constituida por las salsas y los rellenos. Estos suculentos accesorio culinarios alimentan la energía sexual,. al tiempo que matan el hambre, revivan la libido. 
   Hace poco, una amiga de ojos tristes que huye de la cocina como de una plaga, porque la considera una esclavitud, me confesó que su «prisionero » mostraba síntomas de impotencia. 
   – El remedio lo tienes en tu cocina – le dije – Sacúdete la pereza. 
Estaba tan desesperada, que consiguió vencer su horror al fregadero. y según los últimos informes, armada con mis recetas y tras  prestar especial atención a las salsas y a los rellenos su héroe vuelve a funcionar con todos los cilindros. 
   En cuanto a mi propia heroína amorosa, cuyos cilindros funcionaron siempre a tope ella asegura que yo echo combustible a su placer con mis festines de amor; sea como fuere. yo he observado que se enciende fácilmente con mis salsas y rellenos. 
   Desde que se emocionó por primera vez con mis afrodisíacos,  siempre me ha seducido con verdadero « savoir faire». 

Relleno libidinoso de pâté 

   ¡Con sólo recordar esta receta, me vienen ganas de retirarme al dormitorio ! Y he de andar con cuidado al servirla, pues mi erótico acompañante empieza a presentar síntomas de pasión al cabo de pocos bocados. 

100 g de pâté ( hecho en casa o de lata) 
1/2 lata de castañas de agua
2 cucharadas de jengibre picado
1/4 de cucharadita de tomillo
1 lata de trufas
8 aceitunas, picadas
1/4 de taza de pistachos
1 huevo batido
2 tallos de apio (a dados ) con hojas y todo
1 cucharada de mantequilla
2 cucharadas de miga de pan de especias
4 rebanadas de pan negro descortezado
1/2 taza de vino
1 cucharada de licor de naranja ( triple seca) 
1/4 de cucharadita de salvia
1 zanahoria rallada
4 tazas de caldo de pollo
Sal y pimienta
200 g de espinacas
Mermelada de naranja

   Frotaremos exteriormente el ave con la mermelada de naranja y medio diente de ajo. Espolvorearemos el jengibre sobre la mermelada. Trocearemos el pan para empaparlo de vino. Trincharemos las espinacas y las pondremos a cocer con el caldo, añadiendo el huevo batido. Saltearemos el apio y la zanahoria en la mantequilla, y los uniremos a los demás ingredientes. 

Albarico Relleno de albaricoques rabelasiano   

   Rebelais, gran médico y escritor francés, creía de verdad en los afrodisíacos. Según dejó escrito en Gargantúa y Pantagruel, uno puede mejorar su capacidad para ejecutar « el acto de la procreación» tomando de aquellos. Esta receta está dedicada a su memoria

1 1/2 tazas de albaricoques secos, picados
1 cucharadita de sal
1 taza de nueces picadas
1 cucharadita de caldo de pollo ( pastilla picada) 
Una pizca de nuez moscada
De l a l 1/2 tazas de agua* 
4 cucharadas de aguardiente de albaricoque
6 tazas de pan de centeno (hecho migas gruesas ) 
Pimienta negra recién molida
1/2 cucharadita de mejorana
50 g de mantequilla ( sin salar) 
1/2 (taza de apio cortado a dados
1 hígado troceado
1 cucharadita de semillas de alcaravea

   Hiérvanse los albaricoques en la mitad del agua, y déjense reposar. Disuelvase el caldo en el resto del agua. Saltéese el apio con mantequilla, añádanse las especias, las nueces y el caldo. Dése un hervor corto, mézclese en un bol grande con los demás ingredientes, y añádanse los albaricoques hervidos.

(* ) Si no basta una taza de agua, añadir hasta 1/2 taza más pero prestando atención a no añadir demasiada. Tal cual, esta receta puede servir para el relleno de un pavo; reducidas las proporciones a la mitad, para la gallina de Guinea o pollo. Al mismo tiempo puede glasearse el ave con mermelada de albaricoque y jengibre, dejando la piel crujiente y un sabor delicioso. Entre los orientales, las semillas de alcaravea se usan como afrodisíaco, en la convicción de que contrarrestan la atenuación de la sexualidad y revivan el deseo.

Salsa de almeja ilegítima a la italiana

   Esta salsa para " spaghetti" dará buena cuenta de todos vuestros complejos, y elevara vuestra libido a un nivel de actividad propiamente ilegítimo. Cuando como de ella, me vuelvo insaciable, pero afortunadamente, a mi dios del amor le hace el mismo efecto. Como él dice, nos despierta con la fuerza de un estallido supersónico; lo único que le preocupa es evitar que mis alaridos molesten a los vecinos. 

2 docenas de almejas
13 dientes de ajo
4 cucharaditas de perejil fresco, picado
Sal, al gusto
1/4 de cucharadita de orégano
El jugo de las almejas
1/2 taza de aceite virgen de oliva
Una pizca de pimienta picante
1/2 cucharadita de albahaca
1/4 de cucharadita de anís
1/2 taza de vino blanco seco

   Lavar las almejas bajo el agua corriente. Hervir dos vasos de agua, echar las almejas, cubrir, hasta que el vapor las abra. Una vez abiertas, reservaremos el jugo, sacaremos las almejas de sus conchas y las trocearemos, reservándolas también para luego. 
   Doraremos con mucho cuidado el ajo picado, procurando que no se queme, pues echaría a perder el sabor de la salsa. Una vez dorado el ajo, añadir las especias y dejarlo a fuego lento durante un minuto más; luego añadiremos el jugo de las almejas, pero procurando no echar la arenilla que queda en el fondo, y lo dejaremos otro minuto mientras añadimos el vino. Apagar la llama y añadir las almejas troceadas ( aunque no tan troceadas que se desintegren; uno ha de enterarse de lo que está comiendo), corregir de especias y servir sobre los «spaghetti ». 
   Este plato sirve para una comida completa, acompañado de ensalada, vino, pan italiano, mantequilla y postre. 

Salsa exhibicionista de champagne ( para carnes ) 

   El poeta Abd ur-Rahman Ibn Moharnmed Ibn Omar escribió: 

Las naranjas de la isla son como llamaradas luminosas
entre ramas de esmeralda,
y sus limones son como la palidez de un enamorado
que pasó la noche llorando... 


   Vosotros nunca tendréis que llorar, si el objeto de vuestro afecto prueba esta salsa. 

1 cucharada de azúcar moreno
2 tazas de fondo oscuro previamente preparado
1 1/2 cucharadas de Cointreau
1/2 cucharadita de corteza de naranja recién rallada
1 taza de cava seco
2 cucharadas de mantequilla
Sal y pimienta al gusto

   Pasar el cava a una cazuela, añadir la corteza y el azúcar, hervir durante cinco minutos, añadir el fondo oscuro para salsa,dar cinco minutos más de cocción, añadir la mantequilla, dar cinco minutos más de cocción. Retirarlo de la llama, añadir el Cointreau, y corregir con sal y pimienta. ¡Cuando la comáis, sentiréis cómo os sube la fiebre amorosa! 

Salsa rusa incitante de crema agria

   Esta era una de las favoritas de mi abuela rusa, que fue una gran belleza y nos dejó a los Gutierrez la herencia de su amor, no disminuido por la muerte, y la bendición de una pasión inextinguible. ¡Siempre cocinaba para aquellos a quienes quería encantar, y le encantaba cocinar ! 

1/2 taza de crema agria
1 cucharadita de eneldo fresco
1/4 de taza de fondo para salsa
1/2 taza de champiñones frescos, a rodajas
Mantequilla

   Saltear los champiñones en mantequilla, añadir el fondo para salsa y una cucharadita bien colmada de eneldo; dejar que hierva un minuto, añadir la crema agria, remover a fondo para combinarlo todo, y servir. Es excelente para fideos o carne, y el fondo puede prepararse a partir de cualquier caldo o consomé.

0 comentarios: